Al 66% de los usuarios que solicitan un préstamo no se les ofrece ninguna opción externa para contratar el seguro requerido

by Comunicación

El Consejo General de Mediadores de Seguros de España ha difundido entre los colegios profesionales de la mediación un informe sobre la dinámica de la banca a la hora de ofrecer un seguro a sus clientes como requisito para conceder un préstamo o hipoteca.

Para la elaboración de este informe, a cargo de la consultora de investigación social GAD3, se han llevado a cabo más de 1.100 entrevistas entre la población general mayor de 35 años. La principal conclusión que se extrae de los datos recabados es que a dos terceras partes de los clientes de entidades financieras no se les ofreció otra opción de contratación para el seguro, alternativa a la propia de la entidad.

La oferta de seguros asociados a la concesión de una hipoteca o préstamo, por parte de los bancos, es una práctica habitual en todo el territorio nacional. De hecho, y según manifiesta este informe, en el 59% de los casos la contratación del seguro fue una condición necesaria para formalizar la concesión de una hipoteca o préstamo personal; un porcentaje que aumenta hasta el 74% si nos focalizamos únicamente en el caso de las hipotecas. De media, solamente un 39% de los encuestados afirma que la contratación de un seguro no fue una condición necesaria.

Asimismo, el estudio refleja que en el 81% de los casos el banco ofreció, junto con la hipoteca, un seguro de hogar, y en 71% de los casos un seguro de vida. Este ofrecimiento se tradujo en que el 74% de los entrevistados contrató a través de su banco un seguro en el momento de formalizar la hipoteca o el préstamo.

Sin embargo, estas cifras de contratación de seguros con la banca vienen determinadas por su modo de proceder: en dos de cada tres casos -el 66%-, los bancos no informaron a sus clientes de la posibilidad de contratación de dicho seguro con otra entidad aseguradora.

La práctica de vincular la concesión de un crédito a la contratación de un seguro tiene otra derivada: en muchas ocasiones, se ofrece un precio más alto o unas coberturas por encima de las necesidades reales de quien contrata. Esta situación es especialmente grave al comprobar en la encuesta que el 75% de los clientes sigue durante toda o gran parte de la vida del crédito con el mismo seguro.

Ante esta realidad, surge la evidencia de que existe una falta de transparencia en la información que se da al cliente. En muchos casos, concluye el estudio, no se obliga a la contratación, pero se “sugiere”, “incita” o se “recomienda” la contratación en una situación de abuso de posición dominante.

Con todo, la banca sigue incumpliendo, al menos, tres leyes: la Ley General de Defensa de los consumidores y usuarios: la Ley de Mediación de Seguros y Reaseguros de 2006 sustituida por la transposición de la IDD, mediante Real Decreto, y la Ley de Defensa de la Competencia.

La alternativa al fraude

El mediador de seguros juega un papel fundamental ante estas situaciones. En caso de duda, el usuario puede acudir, de manera gratuita, para ser asesorado sobre las coberturas reales necesarias, el precio medio de mercado y el abanico de posibilidades que existen para cubrir el requisito para formalizar un crédito.