¿Qué tan de importante es disponer de un seguro para locales comerciales?

by Comunicación

El sector Seguros constata a diario que en España existe un gran número de locales comerciales que tan solo están asegurados parcialmente o que, directamente, no disponen de ningún tipo de seguro.

Ante esta realidad es evidente que los propietarios de estos locales están expuestos a un alto grado de riesgo. En caso de que la responsabilidad del siniestro sea atribuible a la propiedad, esto traería consigo consecuencias económicas e incluso penales.

Para evitar la exposición a este tipo de riesgos, existen Seguros tanto para locales alquilados como para locales sin actividad.

Seguro del PROPIETARIO

El propietario del local tiene que asegurar todo el continente (estructura y partes fijas inamovibles del local), además del contenido de su propiedad, si es que lo hubiese.

A pesar de que muchos propietarios tengan la concepción errónea de que este seguro no es necesario -dado que su local está alquilado y asegurado por el inquilino- están expuestos de igual modo a riesgos y por ello debe asegurar su local, independientemente de que exista un seguro contratado por el inquilino.

De hecho, en el caso de que se desprenda algún elemento de la fachada del local y dañe a un transeúnte, o se produzca un incendio y acabe afectando al resto del edificio, el propietario tiene la obligación de afrontar los gastos de reparación y los posibles daños personales causados, incluyendo los de su inquilino.

Seguro del INQUILINO

El inquilino debe contratar un seguro obligatorio de comercio o empresa, que cubrirá cualquier siniestro que sea causado por el ejercicio de su actividad. Además, este seguro puede ampliarse para que cubra, por ejemplo, robos y atracos.

Seguro para LOCALES SIN ACTIVIDAD

Cualquier propietario de un local debe ser consciente de los riesgos a los que se expone. Es por ello que este debe contar con un seguro ante un posible siniestro, independientemente de que el local esté alquilado o no presente actividad en ese momento.

Esto se debe a que, a pesar de que no exista actividad en un local determinado, este no está exento de que se origine un incendio -motivado, por ejemplo, por la instalación eléctrica-, una inundación -por rotura de una tubería - o un desprendimiento de un elemento de la fachada. Un local vacío tampoco está exento, sino más bien todo lo contrario, del fenómeno okupa.

Son varias las causas que pueden desencadenar en un siniestro, por ello, y para estos casos, la gran mayoría de compañías aseguradoras disponen de un seguro económico para locales sin actividad.