Más de nueve millones de españoles tienen un seguro privado de salud

by Comunicación

salud informe

La salud se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los españoles. Así lo demuestra el informe 'Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2021' que fue presentado por el Instituto para el Desarrollo e Integración dela Sanidad (Fundación IDIS), donde se refleja que un total de 9,2 millones de españoles tienen un seguro privado complementario de salud.

Y es que la pandemia ha puesto en evidencia las carencias del sistema sanitario público. Por ello, "es imprescindible cooperación privada-pública para adaptarse a los retos que nos plantea el presente y el futuro en términos de envejecimiento poblacional, cronicidad y demanda de servicios de salud", explicaron desde Fundación IDIS.

La cooperación público-privada y la utilización de todos los recursos disponibles se confirma como indispensable para que el sistema sanitario sea viable y eficiente.

ASEGURADOS

En el informe se contabilizan 9,2 millones de asegurados -no mutualistas- que contribuyen a la descarga y ahorro del sistema público de salud. Las estimaciones indican que el ahorro generado por el seguro privado se situaría entre 1.368 euros al año (si el paciente usa exclusivamente el sistema privado) y 506 euros (si realiza un uso mixto de la sanidad, utilizando tanto sanidad pública como privada).

En este sentido, desde IDIS se señala que “en 2020 se han alcanzado 11 millones de asegurados -contando con los mutualistas-, lo que supone un incremento del 4,4% respecto a al año anterior (por tipología, el 77% de los asegurados corresponden a asistencia sanitaria, el 16% a mutualismo administrativo y el 7% restante a reembolso de gastos)”.

A nivel de volumen de primas, se estima que en 2020 se han superado los 9.000 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,1% respecto a 2019.

Recordemos que las aseguradoras ofrecen diversas coberturas de asistencia médica, hospitalaria y quirúrgica a través de diversas modalidades: con o sin copago o con reembolso. Sus objetivos: suplir la inexistencia o deficiencias de la Seguridad Social, agilizar las operaciones e intervenciones quirúrgicas, facilitar la hospitalización y permitir el acceso a tratamientos y nuevas técnicas gracias a sus propios centros, clínicas y cuadro médico.