VENTAJAS DE UN MEDIADOR

Los Mediadores de Seguros son profesionales cualificados que colaboran con las entidades aseguradoras en la distribución de los seguros.

Contratar un seguro con la intervención y tutela de un mediador aporta muchas ventajas al consumidor, entre ellas:

1.- GARANTÍA DE PROFESIONALIDAD

El mediador es un profesional que tiene un alto grado de conocimiento en la materia y está capacitado y debidamente formado de acuerdo a la legislación vigente para poder atender las necesidades concretas que necesita cada asegurado.

2.- ASESORAMIENTO INDIVIDUAL Y PERSONALIZADO

La función de un mediador se centra en informar y asesorar sobre los productos que mejor se adapten a las necesidades del asegurado. Garantizando con ello que el consumidor queda debidamente informado de todas y cada una de las garantías y coberturas que puede contratar.

El trato individual y personalizado, aporta una al consumidor una seguridad que sin su intervención quedaría mermada.

3.-GESTIÓN EFICAZ Y SERVICIO POST-VENTA

El Mediador de Seguros asiste permanentemente a su cliente a lo largo de toda la vida del contrato, nos solo en los trámites previos a la contratación de la póliza sino también en la gestión y seguimiento de la misma adaptando sus necesidades y vigilando el cumplimiento de los contratos por parte de las compañías de seguros.

Además los mediadores ayudan a los asegurados en las gestiones para la tramitación de sus siniestros, agilizando los trámites y aportando todos los argumentos técnicos necesarios con el fin de prestar el mejor servicio, informando debidamente de su procedimiento.

4.- SERVICIO SIN COSTE PARA EL ASEGURADO

Los Mediadores de Seguros, independientemente del tipo que sean, reciben sus ingresos económicos de las entidades aseguradoras por lo que no supone ningún coste extra para sus asegurados.

5.- RIGOR Y TRANSPARENCIA

El Mediador de Seguros está obligado a tener la cualificación profesional y dependiendo del tipo de trabajo que realice, la ley prevé un determinado grado de formación, todo ello está regulado en la ley 26/2006 del 17 de Julio.

Además, todos los mediadores ejercientes están debidamente registrados en un fichero público. Este fichero está a disposición de los consumidores y supone una garantía más de transparencia y seguridad para el consumidor.